"El sonido es una herramienta poderosa que nos conecta con el sonido del universo y con nuestro propio sonido, que nos permite encontrar nuestro espacio de silencio interno, paz, serenidad y alegría"

Cada quince días tenemos un encuentro de meditación con sonidos ancestrales, instrumentos sanadores que inducen a la meditación, nos liberan del pasado al conectar con nuestras raíces más primitivas. Conectamos con los cuatro elementos: agua, fuego, aire y tierra.

También trabajo complementando con Reiki, aroma terapia, aceites relajantes también han traídos exitosos resultados.

Los sonidos provienen de cuencos tibetanos, tambor, el trueno, la tómbola oceánica, palo de lluvia, instrumentos traídos de México hechos por aborígenes mayas entre otros.
Estos instrumentos sagrados que nuestros ancestros tocaban en rituales nos acercan al alma, a una parte espiritual ancestral, a una parte muy nuestra y a la vez reprimida y tan instintiva.
Es un sonido que armoniza y equilibra el sistema nervioso, logrando disminuir y aliviar niveles de estrés alto e hipertensión.
También sanan procesos de angustia, depresión, miedo, problemas de insomnio, concentración y en especial, se recomienda a personas muy mentales para conectarse con sus sentimientos y a quienes son más sensibles, para comprender sus procesos personales/anímicos.

La tradición ancestral del oriente entrega al sonido de estos especiales aparatos un poder curativo que occidente está descubriendo de a poco. Hoy la ciencia empieza a entenderla científicamente.
El sonido mágico y particular de un cuenco tibetano se debe a una combinación de metales, donde están las 7 notas musicales que activan, centran y armonizar los centros energéticos o chakras que posee el ser humano. Los efectos se logran por la vibración que emiten, la que actúa por resonancia en el cuerpo de una persona o ambiente. Es decir, el sonido de los cuencos se dice que tiene la vibración más alta y que cualquier persona, animal o ambiente expuesto a ese sonido, por resonancia, termina después de un rato, vibrando en el nivel más alto que puede alcanzar y sintonizándose con las “energías del cosmos”.

La meditación alivia la ansiedad, estrés y depresión, promueve la calma, la relajación y la concentración algunos beneficios comprobados científicamente son:

 

Soy Maestra de Reiki y doy iniciaciones nivel 1, 2, 3 y maestría.

Es una terapia complementaria/alternativa, facilita el equilibrio energético/emocional de la persona, por eso cuando lo creo conveniente realizo sesión Reiki, así como también en las meditaciones quincenales ya que ayuda a conectar, relajarse ,centrarse y equilibrar los centros energéticos (chakras).

Chakra es una palabra en sánscrito que significa rueda y se refiere a vórtices de energía que gobiernan nuestras vidas. Existen 7 chakras principales ubicados a lo largo de la columna vertebral y marcan aspectos de nuestra relación con la vida y los niveles de conciencia que podemos alcanzar. Cuando las experiencias de la vida nos sacan de nuestro centro, los chakras se cierran o se pueden abrir demasiado, como respuesta a nuestras reacciones. Los “desequilibrios” los manifestamos en nuestra falta de paz o claridad interior, desazón, intranquilidad, estados emocionales poco claros o que agotan, sufrimiento y cualquier señal que nos aleje del bienestar. Estos desequilibrios son patrones de energía que se enfocan en las diferentes emociones.

En Ramos Mejía LIC Dalila Luconi- DOCENTE UNIVERSITARIA

En Belgrano Lic Dalila Luconi -Docente Universitaria